Rosa Useleti

Seguro que hay muchos hechos en mi vida que te pueden dar información sobre quién soy y cómo soy, pero hay dos en concreto que destaco: el primero es cómo cuentan mis padres mi venida al mundo… “dos empujones y saliste como un cohete” (en gran parte gracias a que mi hermano salió primero, unos años antes, seguro!); y el segundo hecho es haber reencontrado mi primer carnet de gimnasio… tenía  4 años!

 

Me recuerdo como una niña inquieta, movida, sensible, fuerte y seria.

 

Ahora me vivo como una mujer en proceso de maduración. Más real y completa, curiosa e indagando, a través de mis experiencias de vida, en mis puntos ciegos, que todavía hoy me hacen sufrir.

 

El camino hasta llegar a escribir esto hoy lo inicio en 1970, cuando nací un día de abril en Barcelona, estudié hasta COU en la Sagrera, fui a la UB de Barcelona, me licencié en Ciencias Físicas, trabajé en Consultoría Organizacional y de Sistemas, estudié en la UOC un master de Cooperación Internacional y Ayuda Humanitaria….todo ello acompañado de gimnasio, ciclismo de montaña, senderismo, baloncesto,….

 

Es decir, dediqué la primera mitad de mi vida a cultivar y ejercitar algunas de mis capacidades intelectuales y físicas y dejé al azar, o ejercité menos, mis capacidades afectivas y relacionales.

 

Llegó un momento de mi vida en que esto supuso un desequilibrio importante. Varias señales en forma de malestar y enfermedad me iban avisando, hasta que me paré de golpe.

 

Inicié entonces un camino complejo de claroscuros, mi camino de guerrera, con una única certeza: la de que tenía que hacer algo con mi vida diferente a lo que estaba haciendo hasta ahora.

Y esto diferente ha tomado varias formas.

 

Brevemente: inicié un proceso terapéutico individual desde la Gestalt (gracias Pepita y Javier); aprendí a moverme con Javier y Montse en “Soltarse”; me formé como terapeuta gestalt en el Institut Gestalt de Barcelona (gracias a todos los que me atendisteis, en especial a Sergio, Rosa, Ágata y Quim); en Risoterapia y Juego Expresivo en la Escuela de Desarrollo Humano de Enrique Aguilar (mi “duendecillo” en este despertar de consciencia); como terapeuta corporal en el estudio Lo Corporal de Javier Muro; en TERP (terapia Expresiva de la Risa Profunda) en la Escuela de Enrique Aguilar; realicé el postgrado Cuerpo y Arte de la mano de Susana Estela y Andrés Waksman; conocí las técnicas psicocorporales para el desarrollo humano Sistema Río Abierto (verano 2011), con Mª Adela Palcos; me he movido con Patricia Ríos en sistema de centros de energía; he realizado el ongoing Waves de 5 Ritmos con Alain Allard; he realizado el entrenamiento de Cuerpo y Constelaciones con Javier Muro y Frederic Suau en el estudio Lo Corporal; he realizado un trabajo corporal a través de la bioenergética con Javier Muro; estoy en formación en el sistema SAT de Claudio Naranjo.

 

Esto es lo que RECIBÍ y ahora me toca DAR….y DOY aquello que a mí me hizo y me hace bien, aquello que tengo, que he cultivado y que puede servirte. Aquello para lo que siento que he venido a este mundo. Y en este DAR sigo RECIBIENDO el alimento que mi corazón necesita… Maravilloso.

 

Actualmente me dedico plenamente al trabajo terapéutico: atiendo en consulta individual Gestalt y desarrollo mi trabajo corporal desde el movimiento expresivo lúdico, el juego expresivo, el baile libre, la meditación de la risa profunda y la consciencia corporal, principalmente.

 

Soy formadora en La Escuela de Desarrollo Humano, en el estudio Lo Corporal, colaboro con el Aula Balear de Gestalt y el ISEP (Instituto Superior de Estudios Psicológicos).

Y en estos espacios puedo ofrecerte mis dos pasiones: moverme y jugar con consciencia.

 

Cuento con mi seguridad interna y mi convicción de que es por aquí, con el apoyo incondicional de mis padres, mi hermano y mi familia cercana, que han asistido perplejos a estos cambios vitales que he ido realizando y siguen ahí más que nunca; cuento con mis AMIGOS (en mayúsculas, por cantidad, calidad, calidez, apoyo y confrontación); con alumnos y clientes que confían y siguen sus vidas conmigo; y con ayudas que se escapan a mi comprensión pero entre las que seguro están mis abuelas.