SER MUJER

PENSAR, SENTIR y CREAR este apartado en mi página web es un momento importante en mi proceso personal y profesional, como mujer y terapeuta, respectivamente.

  • Es un pensar reflexivo, cuidadoso, lento, profundo, prudente...
  • Es un sentir cálido, alegre, confortable, seguro, de verdad....
  • Es una creación artesanal, cuidada, sencilla, respetuosa y consistente.  

Bebe de mi experiencia personal, desde que nací hasta hoy, revisada en profundidad y en revisión, a la vez. Y de mi experiencia profesional con todas las mujeres alumnas, pacientes, amigas con las que he caminado, camino y caminaré.

 

Este apartado es mi contribución al camino de heroínas que realizamos las mujeres para reencontrarnos con nuestro SER mujer.

 

Huyo de definiciones y descriptores de lo que es ser mujer, femenina, feminidad… somos tantas y tan variadas que seguro que para cada una tomará una definición o un matiz particular. Y ahí reside la riqueza del concepto SER mujer.

 

No hay mapas ni recetas en este camino de heroínas; seguro que cada una elegirá diferentes caminos, pero lo que también es seguro es que el cuerpo, de una forma u otra, estará presente.

 

Como dice Maureen Murdoch en su libro Ser mujer. Un viaje heroico, “las mujeres acceden a su espiritualidad a través del movimiento y del despertar del cuerpo, así que una negación del cuerpo inhibe el desarrollo espiritual de la heroína, que ignora su intuición y sus sueños para seguir las actividades más seguras de la mente”.

 

Yo no sé si esto es una verdad, pero sí sé, que ha sido y es mi verdad.

 

Partiendo de esta premisa, he creado tres espacios de armonización y reencuentro con nuestro cuerpo, para verlo como fuente de vitalidad, belleza y placer y de ahí, vivirlo como el lugar sagrado de nuestro SER. 

Son espacios de respeto, exploración, descubrimiento y reencuentro con nuestro cuerpo y la energía vital que hay en ellos.

 

Ofrezco estos talleres si estas deseosa de sentirte orgullosa de ser mujer, y si ya lo estás, para gozar plenamente de habitar tu cuerpo sin vergüenza.

 

Los espacios que te propongo siguen tu ritmo.

Los espacios que propongo te respetan y te cuidan

Yo, que te acompaño, sigo tu ritmo, te respeto y te cuido

 

¡Deseo que los goces!