· 

¡Paren la rueda que me bajo!

Cuando iba al colegio me miraba el curso escolar como aquello que ocurría entre el 15 de septiembre y la Mercè, de la Mercè al puente de la Purísima y de la Purísima a Navidades.

Este trimestre lo teníamos salvado porque además estaba el Pilar y Todos los Santos de desahogo.

El segundo trimestre era duro, duro, hasta semana santa nada de nada y encima la Cuaresma.

Y el último tampoco era para tirar cohetes pero estaba la fiesta de San Juan que marcaba el final de curso y además era el último e íbamos hacia el verano….se hacía más llevadero.

Siempre pensé que 12 meses del tirón era insoportable. Yo necesitaba hitos de cambio, momentos que marcaran algo diferente y me lo hacía así, con los festivos. Porque las estaciones del año eran muy largas y a veces despistaban, llegaban primaveras que no parecían primaveras, inviernos cálidos, otoños sin gota de lluvia….


Toda esta introducción es para mostraros cómo de importante es para mí, este trocito del año, desde la Purísima hasta Navidades y no por las compras, ni las reuniones familiares, sino porque es momento del año donde tengo la sensación de “cierre” más grande. Por eso es importante para mí.


Cerrar, dar por terminado algo y volver a empezar con lo aprendido es algo que necesito hacer para ir liberando mi “memoria RAM”, sino tengo la sensación de ir dando vueltas a una rueda como un hámster. Necesito tomar nuevos caminos que dentro de la rueda no están, necesito parar, reflexionar, revisar, contemplar, descansar y recuperar fuerzas para bajar de la rueda e ir por otros caminos (¡hasta la siguiente rueda!, no os penséis).


No viene solo: fijaos qué paradoja, me he de poner activa, para parar de dar vueltas a la rueda, decidir bajar e ir por otros caminos.


Os invito a hacer esta parada juntos: si decides seguir en la rueda, ¡estupendo!, será una decisión libre, no desde la inercia y si quieres seguir por otros caminos lo podrás hacer.


¡Feliz hibernación!

PD: ¡Ojo a l@s ansios@s! esta parada puede durar minutos, horas, días o años….según cómo de cargada tengas tu “memoria RAM” y la de espacio que requiera el nuevo programa a instalar….

Escribir comentario

Comentarios: 0